Aprender viajado por temáticas 

Desde hace siglos viajar se ha visto como una oportunidad muy importante de aprendizaje (Locke aconsejaba varios viajes al extranjero del alumno, entre los 7 los 16 años, acompañado de un preceptor con el objetivo de aprende lenguas, conocer otras costumbres y vivir experiencias diferentes)

  • Naturaleza: woofing (voluntariado en granjas orgánicas a cambio de alojamiento y comida gratis), senderismo.
  • Cultura: Couchsurfing (alojamiento en casa de gente local), películas locales, greeters (guias locales voluntarios)
  • Geografía: Geocaching (juego de buscar tesoros por todo el mundo), línea del tiempo de viaje.
  • Idiomas: hablar con gente nativa es la mejor forma de practicar un idioma. Para hacerlo puedes usar Couchsurfing, asistir a intercambios de idiomas…
  • Historia: museos, Izitravel (audioguía gratuito).
  • Gastronomía: Meal Surfing (comer en casa de gente local) y restaurantes locales.
  • Música: conciertos de música en vivo.

Vivir viajando es más barato que quedarse en casa pero si aún así no puedes viajar  puedes hacer viajes virtuales y hablar con gente de otros países por videoconferencia con Tandem.

Anuncios

¿Qué llevar cuando viajas solo?

  • Bateria extra para el movil.
  • Libro electrónico para los trayectos en tren. 
  • Diario de viajes. Para ir apuntando todas tus experiencias. 
  • Ropa barata: Primark (camisetas por 3€).
  • Fotografía: smartphone y Gopro.
  • Tienda de campaña (si quieres acampar. Aunque en la mayoría la puedes alquilar muy barato y te ahorras el cargarla). Precio: 23€ en Decathlon. 
  • Aplicaciones de viajes: acampada (ACSI), alojamiento en casas particulares (Airbnb y Couchsurfing), Interrail (Rail Planner), compartir coche (Blablacar), conocer gente que viaja sola (Travbuddy), audioguía gratuito (Izi Travel).

Cómo aprovechar al máximo un viaje

Viajar es una excelente oportunidad de aprendizaje (especialmente si viajas solo) pero es importante planificarse bien para sacarle el máximo provecho. Estos son algunos consejos: 

Comer viajando

Comer saludable es importante en cualquier circunstancia pero especialmente cuando viajas ya que la gastronomía es una parte esencial de la cultura de un país (7 millones de turistas vienen a España al año por la gastronomía).

Comer es una muy buena forma de conversar con tus acompañantes o con gente local. Comer acompañado fomenta una alimentación más saludable, previene el aumento de peso, inculca buenos modales, se desarrolla el contacto verbal, se reducen las posibilidades de padecer depresión y si es con gente local aporta beneficios adicionales.

Además, la cultura gastronómica es algo que no se enseña en las escuelas por lo que viajar es una forma excelente de aprenderla.
Cuando viajas estas son las mejores opciones para comer:

  • Comer con gente local: alojarte con Couchsurfing con gente que cocine comida local o pedirles que te acomapañen a un restaurante. También puedes hacer Mealsurfing que es ir a comer en casas particulares. (Eatwith). Esta es mi forma preferida porque te permite conocer gente local y aprender sobre su cultura.
  • Restaurantes locales: muchas aplicaciones o guías turísticas te recomiendan los mejores.
  • Comer donde te hospedas: muchos hostales ofrecen pensión completa (desayuno, comida y cena) y puedes comer con gente de muchos países.
  • Cocinar:  es la forma más económica de comer. Si no sabes cocinar puedes aprender a cocinar platos básicos y comprar los ingredientes en supermercados locales (o pedir que te los regalen si están a punto de caducar). También puedes comprar platos preparados (hay sitios específicos para ello como Nostrum).
  • Comer donde mas te guste: para ello puede usar la app Diana que te recomiends según tus gustos. 
  • Soylent: es una bebida que incluye todos los nutrientes necesarios para tu cuerpo. Ventajas: gastas poco tiempo en comer, te alimentas bien y es muy barato.