No necesitamos profesores

  • Hemos nacido para dirigir nuestro propio aprendizaje: la selección natural ha hecho que el ser humano nazca preparado con las cualidades necesarias para dirigir su aprendizaje (curiosidad, juego y socialización) y desgraciadamente las escuelas ignoran todas ellas. El investigador indio Sugata Mitra encendió un ordenador en Nueva Delhi (donde la mayor parte de los niños no sabían escribir y nunca habían visto un ordenador) y les dijo a los niños que pasaban por ahí (entre 7 y 13 años) que podían usarlo y estos fueron los resultados: sin la intervención de ningún adulto empezaron a usarlo y cada descubrimiento lo compartían entre ellos. Los niños que no sabían leer aprendieron y los que ya sabían se descargaban artículos que les interesaban, aprendían sobre microbacterias, a pintar con Microsoft Paint, a descargarse juegos y música… Tras este experimento (conocido como “The hole in the wall” decidió crear SOLE (Self Organized Learning Environments) donde los niños aprenden solos con una mínima intervención de adultos. Otras demostraciones de esta capacidad innata de educarnos a nosotros mismos son las sociedades de cazadores recolectores (los niños aprenden las habilidades que necesitan explorando sin intervención de adultos) o Sudbury Valley School (tienen únicamente 7 adultos dentro de la escuela -de los que pueden disponer cuando quieran- y no hay cursos, curriculum ni exámenes y los niños aprenden a leer, matemáticas… por su cuenta).
  • Aprendemos mejor de nuestros compañeros: cuando los estudiantes no están segregados por edades se enseñan entre ellos: “Hace años, unas escuelas en zonas pobres hicieron el experimento de que los alumnos de quinto grado enseñaron a los alumnos de primer grado a leer. Los resultados fueron los siguientes: Primero, que los alumnos de primer grado aprendieron más rápidamente que otros alumnos de primer grado que fueron enseñados por profesores profesionales.Segundo, que los alumnos de quinto grado que enseñaron, mejoraron ellos mismos mucho en su lectura. (Muchos de ellos no habían sido buenos lectores.)” John Holt, profesor de Harvard y promotor del unschooling en “Teach Your Own”. Más sobre peer to peer learning aquí y aquí).
  • La clase magistral no funciona. Ver “el fin de la clase magistral”
  • Se aprende haciendo: desde Aristóteles a John Dewey miles de filósofos y pedagogos han dicho que la mejor forma de aprender es mediante la experiencia y la evidencia lo demuestra. Sin embargo, las escuelas siguen ancladas en un sistema obsoleto basado en la pasividad y la competencia.
  • El aprendizaje debe ser personalizado: cada persona aprende a una ritmo distinto y los profesores no pueden adaptarse al ritmo de cada estudiante. Sin embargo, con contenidos online y tutores individualestutores individuales cada persona puede ver los contenidos a su ritmo, repasarlos todas las veces que quiera…
  • Necesitamos feedback instantáneo y personalizado: el feedback es imprescindible para aprender cualquier cosa. Los profesores no pueden ofrecer feedback a cada alumno pero la inteligencia artificial si puede: se puede ver en qué falla más cada alumno (cuanto tarda en resolver un problema y cuantas veces lo hace mal antes de conseguirlo, que partes de un video ha visto más veces…) qué estilo de aprendizaje tiene (analizando el uso que hace de los contenidos) y en función de ello ofrecerle recursos que se adapten a sus necesidades personales.
  • El conocimiento está en internet: con un ordenador puedes acceder a cualquier contenido de forma estructurada (Moocs y libros interactivos) o desestructurada (conferencias, artículos, blogs…) sobre cualquier temática con una calidad excelente (desde las mejores universidades del mundo hasta aficionados que difunden sus conocimientos), a tu ritmo, desde donde quieras y de forma totalmente gratuita. Para ampliar ver “Ventajas y desventajas de la educación online”
  • Enseñar puede interferir com la exploración: en un expermiento niños de 4 o 5 años jugaron con un juego que podía producir 4 efectos diferentes según como lo usases. Se hizo de 3 formas 1) los profesores les enseñaban a usarlo 2) los profesores jugaban con el juguete delante de ellos pero sin enseñarles 3) los niños jugaban sin ningún tipo de explicación. En los 2 últimos casos los niños pasaban más tiempo explorando el juego y descubrieron más formas de usarlo. Esto mismo se puede extrapolar a otros campos como el aprendizaje de las matemáticas: un profesor le enseña a sus estudiantes como resolver un problema aritmético y los alumnos concluyen que debe ser la única manera de resolverlo por lo que no exploran maneras alternativas de resolverlo y no van más allá de lo que se les ha enseñado.
  • Los buenos profesores renuncian: los profesores con pasión por lo que hacen no quieren participar en un sistema educativo que les impone un currículum por ley (!como si los burócratas supiesen mejor que quienes están en las escuelas lo que conviene enseñar!) y metodologías educativas obsoletas que hacen daño a los niños: Lo explica muy bien John Taylor Gatto en su carta de renuncia tras recibir el 3er al mejor profesor del año en Nueva York: “He enseñado en la escuela pública durante 26 años pero ya no puedo hacerlo más. Durante años, pedí al Consejo de Educación local y al superintendente que me dejara enseñar un currículum que no hiciese daño a los alumnos, pero ellos tienen otras cosas de qué ocuparse. Simplemente, no puedo hacerlo más. No puedo enseñar a niños que esperan que les digan lo que tienen que hacer; no puedo enseñar a personas que dejan lo que están haciendo cuando suena un timbre; no puedo persuadir a los niños para sentir justicia en su clase cuando no la hay, y no puedo convencer a los niños de que crean que los maestros tienen secretos valiosos que ellos podrán conseguir si siguen nuestras disciplinas. No es cierto.”
  • Necesitamos mentores, no profesores: los profesores dedican el 70% de su tiempo a transmitir conocimientos (que como hemos visto se pueden adquirir más eficientemente en un ordenador) cuando podrían dedicar ese tiempo a ayudar a los niños cuando soliciten ayuda y a conocer en profundidad a sus alumnos. Este sistema lo aplican algunas escuelas a través del flipped classroom (los alumnos ven los contenidos teóricos en casa y clase trabajan sobre esos contenidos) y el aprendizaje basado en proyectos (los alumnos hacen proyectos reales con ayuda se mentores).
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s